Hugo Chavez frente a las elecciones departamentales

Mañana, 23 de noviembre de 2008, se celebrarán en Venezuela las elecciones regionales y locales que designarán a los nuevos gobernadores y alcaldes. El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de Hugo Chávez debería ganar ampliamente este escrutinio en un contexto difícil exacerbado por la oposición del país que todavía se niega a reconocer la legitimidad del presidente venezolano a pesar de más de una decena de victorias electorales cuya transparencia y carácter democrático han sido subrayados por la mayoría de las organizaciones internacionales.1
En efecto, desde su elección en 1998, Chávez no ha dejado de poner en juego su mandato y su autoridad, sometiéndose al sufragio popular. En diez años, los venezolanos habrán sido consultados en 13 ocasiones, es decir casi tantas veces como durante los cuarenta años anteriores a la Revolución Bolivariana, entre 1958 y 1998, en los que hubo 15 elecciones.2
La oposición, que controla actualmente dos estados (Zulia y Sucre) de un total de 24, podría perder sus últimos bastiones en beneficio de los candidatos gubernamentales, particularmente en el estado de Zulia dirigido por el gobernador Manuel Rosales, acérrimo opositor a Chávez. Rosales ya ha previsto ignorar los resultados del escrutinio en caso de victoria de Giancarlo Di Martino, candidato del PSUV en Zulia, consciente que los electores venezolanos están a favor del partido presidencial.3
Rosales participó en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002 firmando el decreto que reconocía a la junta golpista del efímero Pedro Carmona Estanga. También fue un eminente protagonista del sabotaje petrolero en diciembre de 2002 y ha multiplicado las campañas mediáticas contra el poder. Actualmente se encuentra gravemente involucrado en un escándalo de corrupción.4
Hugo Chávez ha puesto en guardia contra cualquier nuevo intento de desestabilización. «Quieren incendiar el país de nuevo [...]. Andan buscando militares para dar un golpe de Estado», denunció el Presidente. También aprovechó la ocasión para lanzar una firme advertencia al actual gobernador del Zulia: «Si el caballerito Manuel Rosales no quiere entregar la gobernación al ganador del 23 de noviembre [...], ese mismo día [...] va a salir preso de la gobernación del Zulia».5
Desde su llegada al poder, Chávez ha sido constantemente blanco de amenazas. La administración Bush lo ha intentado todo, desde el golpe de Estado de 2002 hasta la actual financiación de la oposición, para librarse del político más popular de América Latina. En septiembre de 2008, las autoridades venezolanas desbarataron por poco una conspiración destinada a asesinar al líder bolivariano y reiterar un golpe. Varios militares jubilados y activos –pero sin mando de tropas– del ejército fueron arrestados.6
Los servicios de inteligencia venezolanos consiguieron grabar varias conversaciones telefónicas entre el General de División del Ejército Wilfredo Barroso Herrera, el vicealmirante Millán Millán y el General de Brigada de la Aviación Eduardo Báez Terrealba. Los golpistas habían elaborado un plan para tomar por asalto el Palacio presidencial de Miraflores y eliminar a Chávez. «Si está en Miraflores hacia allá hacemos el esfuerzo [...].Vamos a tomar el Palacio de Miraflores, vamos a tomar las plantas televisoras. El objetivo tiene que ser uno sólo (...) ese esfuerzo de unidad tiene que ser hacia el Palacio».7
Además de un ataque contra el Palacio, los militares habían previsto tomar como blanco el avión presidencial y volarlo con un misil durante el despegue o aterrizaje. Así, «una posible operación [tendría lugar] llegando el presidente Chávez de viaje. Una de las acciones podría ser volarlo, capturarlo con aviones en el aire».8
Mario Isea, presidente de la Comisión Especial de Investigación sobre el Magnicidio de la Asamblea Nacional Venezolana, confirmó la existencia de indicios comprobados sobre dicho plan de golpe de Estado. «Hay suficientes elementos de convicción para probar los planes de magnicidio y de golpe de Estado», señaló. También subrayó la implicación de elementos internacionales, políticos de la oposición, medios privados y empresarios locales. Los individuos en cuestión se habían reunido varias veces en Venezuela, Colombia y Estados Unidos.9
La implicación de la administración Bush es innegable. En efecto, la oposición venezolana jamás se arriesgaría a semejante empresa si no tuviera el apoyo político y financiero por parte de la Casa Blanca. En septiembre de 2008, cansado de las múltiples injerencias de Estados Unidos, el gobierno de Caracas expulsó al embajador estadounidense y retiró a su representante diplomático de Washington.
La elección de Barack Obama a la presidencia estadounidense podría dar lugar a una normalización de las relaciones entre las dos naciones. Hugo Chávez celebró la victoria del senador demócrata y le tendió un ramo de olivo. «El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela ratifica su voluntad y su determinación de edificar, sobre la base del respeto absoluto de la soberanía, una agenda bilateral constructiva para el bienestar de los pueblos venezolano y estadounidense».10
La oposición venezolana se encuentra en una situación desesperada. La revolución política, económica y sobre todo social del presidente Chávez le ha quitado toda base popular. El líder bolivariano goza de un prestigio fuera de lo común en su país gracias a su política de redistribución de las riquezas que ha mejorado sensiblemente el nivel de vida de los sectores más desheredados. Los resultados alcanzados en una década son espectaculares.11 La implicación de todos los ciudadanos en el proceso de transformación lanzado en 1998 ha permitido a la sociedad entera alcanzar un grado de madurez política suficiente para ser consciente de lo que está en juego a nivel nacional y comprender que la oligarquía no es la mejor representante de sus intereses.
Notas
1 El Nuevo Herald, «Oposición venezolana pide que se vote por la ‘diversidad’ en regionales», 8 de noviembre de 2008.
2 EFE, «La oposición puede ganarle seis estados a Chávez», 7 de noviembre de 2008.
3 Agencia Bolivariana de Noticias, «Chávez alerta sobre plan opositor para desconocer triunfo del PSUV en Zulia», 9 de noviembre de 2008.
4 Agencia Bolivariana de Noticias, «Isea: Comisión de Control de la AN se traslada al Zulia para investigar denuncias de corrupción», 8 de noviembre de 2008.
5 Agencia Bolivariana de Noticias, «Chávez alerta sobre plan opositor para desconocer triunfo del PSUV en Zulia», op. cit.
6 Agencia Bolivariana de Noticias, «Develan plan conspirativo de militares activos y retirados contra presidente Chávez», 10 de septiembre de 2008.
7 Ibid.
8 Ibid.
9 Agencia Bolivariana de Noticias, «Hay suficientes indicios para probar planes magnicidas y conspirativos», 28 de septiembre de 2008.
10 Agencia Bolivariana de Noticias, «Presidente Chávez felicitó a Obama por victoria electoral», 5 de noviembre de 2008.
11 Salim Lamrani, «Una revolución económica y social», Le Monde Diplomatique, diciembre de 2008.

Comentarios

Lucas José Blanco Acosta ha dicho que…
¿CÓMO LLEVARON A CABO EL FRAUDE DEL 23 DE NOVIEMBRE DE 2008?

Lo hicieron a través de la maquinaria chavista y extranjeros desconocidos, presentándose en los diferentes centros electorales como venezolanos que no habían votado y repitieron muchas veces su voto con cedulas de electores virtuales, paquetes de cedulas que fueron facilitados a esta maquinaria por el mismo gobierno, por eso alargaron el horario del cierre de las mesas, y con buses trasladaron aceleradamente a estos electores virtuales por todos los ya vacios centros de votación, que desde temprano con la dificultad de las colas ya multiplicaban los votos del PESUV. Por eso el CNE desde el 2004 no publica el registro electoral obligatorio, para que no se descubran los tres o cuatro millones de electores virtuales que contiene.

El eslogan del PESUV verdaderamente significaba: VAMOS CON TODO nuestro universo virtual; este es el epicentro de todos los fraudes ejecutados en esta y todas las elecciones posteriores a 2004. En el referéndum del 2 de diciembre de 2007, como los estudiantes coparon las colas en los centros electorales, porque salieron a votar después de las dos de la tarde, y el CNE torpemente cerró las mesas electorales a las 4pm, y cuando a las 6pm le avisaron a Chávez que su opción del SI estaba en desventaja, ya no les dio tiempo de movilizar su maquinaria virtual; porque la mayoría de mesas estaban cerradas y las que estaban abiertas estaban llenas de electores opositores que impedían la rápida movilización de la maquinaria chavista virtual.

Por eso Chávez expreso con enojo a sus inmediatos, que por qué no le habían avisado mas temprano (para haber extendido el horario de los centros de votación, como hizo ahora, donde su maquinaria virtual compensaría las pérdidas); aunque en aquel entonces también prolongó el tiempo de votación con las mesas que quedaban y retardó la entrega del primer boletín del CNE hasta la 1:30 am del 3D de 2007, pero aún así no pudo compensar la desventaja con la limitada maquinaria virtual que tenía disponible. Pocos días después retaba con insolencias a la ciudadanía venezolana para realizar más elecciones.

Ahora es necesario OBLIGARLO A PUBLICAR EL REP, DONDE DEBE TENER TRES O CUATRO MILLONES DE ELECTORES VIRTUALES, para así demostrar el prontuario de este CNE y la salida del gobierno usurpador. Aunque parte de la dirigencia opositora tratará de impedir esto, porque ellos son cómplices y secretos beneficiarios de las trampas virtuales de este régimen, por pactos llevados a cabo con el gobierno, por representar estos oposicionistas a las entidades más pobladas y la peligrosidad de aumentar más el ya incongruente registro virtual. Por ello, en estas entidades, se alternan siempre con los mismos oposicionistas y logran así disfrazar la falsa democracia venezolana.

Por lo mismo, es que en los municipios pequeños hay más electores que habitantes; en Venezuela ya los chavistas reales son pocos, tanto es así, que ahora ni siquiera en un final de campaña se atreven hacer una concentración en la Avenida Bolívar de Caracas, como hacían muchas veces antes; no lo hacen ahora porque se pondrían en evidencia y se notaría mucho su cortedad. Pueden haber muchos testigos de mesas opositores sinceros, pero no sirven de nada, cuando los repetidores de votos del PESUV llegan a votar con sus cedulas registradas en el cuaderno electoral y con su dedo meñique limpio y sin rasgos de tinta, previamente lavado con cloro, acetona y jabón.

En las elecciones regionales y de la Asamblea Nacional de octubre de 2004, la abstención real promedio fue de un 78 % (no el maquillado 54%), y del 22 por ciento que votó, el oficialismo capitalizó en aquel entonces un 15 %; no se explica por qué ahora en pleno 2008, estando ellos divididos y más debilitados, y con una abstención de apenas 34%; reúnan más porcentaje. Mientras la ciudadanía se deje representar por los lideres oposicionistas cómplices, estos continuarán permitiendo que el CNE mantenga en secreto los supuestos 17 millones de venezolanos inscritos en el registro electoral y así Chávez siempre ganará todas las elecciones habidas y por haber.

Desde diciembre de 2006 estoy denunciando estos fraudes y complicidades en mi página web www.cronicabiblica.com, en el enlace Artículos. Allí me he desviado de mis estudios de cronología del genuino origen del hombre americano para confrontar este gran engaño político. Artificio que procura rendir a una Latinoamérica y Venezuela quebrada, a los pies de las grandes corporaciones mundiales. Finalmente, los poderes trasnacionales de un modo secreto y contrapuesto, con grandes engaños, aspiran adueñarse de toda esta Región con la buena pro de sus víctimas.

Lucas José Blanco Acosta
www.cronicabiblica.com